-
Saltear al contenido principal
TECMOLDE Y SHU DIGITAL NOS PROTEGEN DEL CORONAVIRUS

TECMOLDE Y SHU DIGITAL NOS PROTEGEN DEL CORONAVIRUS

Las empresas Tecmolde y Shu Digital han diseñado pantallas de protección para el personal de hospitales, residencias o farmacias.

Poliesterano y acetato pueden parecer dos simples materiales, pero gracias a las empresas Tecmolde y Shu Digital se han convertido en sinónimo de mayor tranquilidad para mucha gente que en estos días continúa trabajando. Hospitales, centros de salud, residencias, farmacias de todo Aragón están recibiendo en estos días pantallas de protección procedentes de la fábrica de Loporzano, donde operan estas dos compañías altoaragonesas. Allí tienen capacidad cada día para elaborar cada día entre 30.000 y 40.000 pantallas, con las que asistir a otros tantos ciudadanos y profesionales que cada día se ven expuestos a contraer el coronavirus.

Julio Luzán, gerente y director artístico de Tecmolde, firmó el diseño de estas pantallas en apenas unas horas, buscando una protección que resultará realmente útil y de bajo coste. Así, creó unas diademas de poliespán, a las que se les inserta una lamina de acetato que actúa como escudo y que, al ser muy fácil de elaborar, puede ser desechable o bien desinfectarse, en base a la exposición del portador. Dentro del clima de cooperación y apoyo que ha surgido dentro de la situación de alarma que se vive en muchos países, Luzán abre el código de fabricación para que toda persona que posea la tecnología necesaria, pueda elaborar estas pantallas en cualquier punto del mundo.

Las peticiones de estas máscaras aumentan cada día y para poder llegar a su distribución, se ha sumado a esta gran labor la empresa oscense Transportes Callizo, que a diario recoge el producto recién elaborado, para que llegue a los puntos donde se precisa. Cuando se trata de un punto cercano, ya montado, y en casos más lejanos y con pedidos más numerosos, en forma de plantilla para poder cortar el acetato, acompañando a la visera de poliespán.

No obstante, los materiales necesarios empiezan a escasear en la fábrica, que consigue mantener su producción gracias a donaciones populares, en una muestra más de la solidaridad de la población. Como es el caso del Archivo Histórico Provincial de Huesca ha donado las existencias de acetato que tenían destinadas a la restauración.

Para poder seguir dando protección a través de estas pantallas a mucha más gente, se ha puesto en marcha una cuenta bancaria destinada a financiar la compra de estos materiales y seguir trabajando, a través de la Asociación Concahusa, en la página web www.concahusa.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Volver arriba